Hecho Cultural Anacrónico

LUNA DE OCTUBRE





Anoche sentí la necesidad de verte.
Era necesario, innegable.
Sin sueños ni efugios.
Es que he tocado el cielo solo con conjeturarte.
Y siempre estás ahí para sonreír para mí.
 
Es un episodio una ambición inmediata al sentir razonado.
Es una explosión tiránica de emociones internas.
Y la frescura refulgente de tus facciones en complicidad con tu miramiento.
Seguidillas de suspiros largos.
Que hasta a mí me hacen contentarme.
 
Hay una marea y un astro de octubre.
Testigo de las consideraciones deseosas de querer notarte.
No me ciegan, al contrario me abren el meollo a tu paso.
Es así mi corazón y mi instinto ahora te pertenecen.
Los has hecho tuyo sólo con tus expresiones.

Me has extrañado y te he extrañado.
Es que un día me escapé de la realidad.
Que solo la quería ver para luego despertar.
Y siempre estás ahí cuando abro mis sentidos.
Eres más linda que cualquier ángel en el cristal del universo.
 
Anoche fue día 6  y recordaré siempre esa noche.
En la que la sombra de la tierra abrazó a la luna de octubre.
Y la tiñó de rojo sangre con fondo luminoso.
Como resplandecía ese cuerpo flotando en el espacio.
Y ahí te veía a vos riendo para mí.
 
Tus manos se contorsionaban frente a mí.
Bailaban formando figuras aladas en ese pedazo de aire.
Podía sentir tu mirada con ojos negros intensos.
La profundidad con la que lo hacías.
Sin olvidar de moverte con la respiración etérea.
 
Ya no pienso en el amor porque lo he pasado de largo.
Sólo siento que tengo a alguien que va más allá de todo eso.
Al verte no paré jamás de reír para vos.
Me hacías feliz en ese momento y lo harás siempre.
Aunque nos separe un océano extremadamente gigante.
 
Así es cuando alguien ya se ha dado en sangre.
Fue la primera vez que nos vimos frente a frente.
Sonrisa a sonrisa, labio a labio, que lindo fue sentirte así de próxima.
Íntima, íntimo son las palabras acordes al cuadro de novela blanca.
Luminosa a cualquier ser humano que pueda interpretarlo.
 
Te veo volar, te veo bailar para mí en mis sueños y pensamientos.
Siempre estas y seguís mi luz, una luz esta vez lunar.
Acorde a la era de los nuevos retos.
Inagotable fuente creadora de iniciativas paganas.
 
Y una vez tu voz se hizo canción para mis oídos.
La melodía bajará y se transformará en canción dulce.
Para que se quiere un amor si se tiene una musa.
Me das de comer de tu felicidad y me haces reír.
Y estas tan cerca que no veo la distancia abismal que nos separa.
 
Es que no hay trayecto cuando se adora.
No hay lentitudes cuando hay avidez.
No hay extremaunción cuando aún no he sido bautizado.
Por tu mano que un día tocará mi piel oscura.
Esa que ya es tuya, bien tuya.
 
Al leer esto podes correr o quedarte.
Son dos caminos y lo más gracioso es que los dos nos unirán.
Si corres darás una vuelta al mundo o tal vez dos.
Pero al final estaré ahí para vernos e inspirarnos.
Si te quedas seguramente será para no separarnos más.
 
En fin y al fin he conseguido calmar mi alma.
Ya estás aquí y vivirás en mis obras hasta llegar a conocerte.
Es así el destino trazado un día de primavera para mí y de otoño para ti.
Los actos errados jamás son justificados.
Cuando la atracción es conjunta.
 
Mae Marcelo Elías
9 de Octubre 2014 

















Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s



Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: